miércoles, septiembre 24, 2008

MAAI




Siempre me he preguntado cual es la mejor distancia para combatir.

He observado que en función de mi estado de ánimo (o de mi nivel de energía o KI) mi distancia de combate y mi disposición al enfrentamiento físico varian enormemente.

Es precisamente en el tema de la distancia de combate donde aparece un interesante concepto de las artes marciales japonés conocido como MAAI.

En su forma más simple maai corresponde a la distancia precisa que me separa de mi oponente, desde donde lo puedo golpear en forma certera.

Pero en realidad maai es mas complejo que solo una distancia. En realidad corresponde a un intervalo distancia-tiempo-energia, donde se produce una combinación de distancia, del tiempo que lleva recorrerla y del nivel apropiado de energía (KI) para atacar y defenderse.
Mirado exclusivamente como distancia, en karatekas de gran agilidad y velocidad de movimiento, el maai ocurrirá a una distancia mayor del oponente. Karatekas sin estas características tendrán un maai mas corto (mas cercano) al oponente.

El maai mirado como factor del tiempo corresponde al ritmo y velocidad con que se desarrollará el ataque. Un maai “largo” tendrá la ventaja de dar un pequeño margen de tiempo de reacción a los ataques del oponente. Un maai mas corto permitirá ataques muy rápidos y a corta distancia, pero no dejará margen de error para defenderse de un ataque, requiriendo un estado de alerta constante (atención o concentración).

Esto último nos lleva al aspecto energético del maai. Un maai corto requiere alto nivel de alerta mental y en consecuencia un manejo eficiente de la energía corporal.

Siguiendo las leyes de la naturaleza, el “manejo de la energía corporal” o “KI” (kyo jutsu) se rige por el concepto de “lleno vs vacio”. Este proviene de la naturaleza ondulatoria de la energía (que se transmite en pulsos) y del principio que indica que en la naturaleza los cuerpos en estado de equilibrio tienden a contener la menor energía que les sea posible, pero pueden incrementar su energía (dualidad lleno-vacio) en forma momentánea si se les estimula de forma apropiada.

Así un maai corto, que requiere un gran estado de alerta, demanda un manejo muy eficiente de la energía, pues resulta físicamente imposible para un karateka mantener un estado energético alto en forma ininterrumpida. Parece ser entonces que desde el punto de vista energético, la distancia del maai deberá ajustarse en función de la energía disponible en cada momento del combate.

En extremo, maai se podría llevar al concepto de “kokoro no maai” o intervalos de alerta mental, donde dada una distancia de combate que puede ser ventajosa para ambos contrincantes, solo resultará vencedor aquel que sepa sacar mejor provecho a sus momentos de alerta o lucidez mental.

miércoles, septiembre 17, 2008

Entrenamiento "Pre-Dieciocho"


Tal vez fue el regreso de las buenas temperaturas o la intension de expiar por adelantado los excesos dieciocheros ... el caso es que ayer estuvimos con una clases particularmente concurrida.

Hubo mucha energía y sudor a borbotones en clase dirigida por Sensei Jorge Rivera.
El jumbi undo fue cargadito al stretching de piernas y luego una sesion de kihon en parejas que se coronó con varios "randori" de 1 minuto (con cambios de pareja en cada combate). El pic de la clase estuvo dado por el trabajo localizado con pesas: varias repeticiones rápidas de biceps, triceps y luego abdominales.

Teminamos con tensho y un excelente "tercer tiempo" con cervecita helada y carnes a la parrilla!

El jueves 18 no hay clases pero si el sábado 20 a la hora de siempre (10:30 am)

lunes, septiembre 15, 2008

De la intensidad de las técnicas

Durante las practicas de técnica básica es común observar a parejas de alumnos realizando apenas una mímica de los ataques de manos y pies. Con claridad se puede apreciar que los ataques no llevan la real intención de golpear el objetivo, ya sea porque carecen de vitalidad (fuerza y velocidad) o bien porque van dirigidos fuera del blanco que se pretende golpear. Estos “vicios” deben ser evitados a toda costa pues deforman el karate y a su objetivo de aprender técnicas de defensa.

Un alumno que practica regularmente para defenderse de golpes “de mentira” nunca aprenderá a ejecutar las técnicas de defensa en forma efectiva, desarrollando un falso (y peligroso) sentido de auto seguridad.

De igual forma, aquel que practica lanzando golpes “flojitos” o “desviados del blanco” tendrá dificultades serias para golpear a un oponente en una situacion real. Si bien en cierto sus ataques podrían tener el vigor suficiente, carecerán de tiempo y distancia, haciéndolos ineficientes.

La próxima vez que te encuentres en el dojo y recibas un golpe directo de tu compañero, agradécele su honestidad y esmérate en pulir tu técnica, practicándola en la forma más real posible.